start

Es un día lunes muy soleado. El cielo es de un hermoso color azul y hay pocas nubes, todas muy suaves y blancas. Todos los niños y niñas de la ciudad se estaban preparando para ir a su primer día de clases. Miguel es un lindo niño de 6 años de edad.

Tiene cabello liso y de color negro. Sus bellos ojos son grandes, brillantes y de un cálido color negro como el más dulce chocolate. Además Miguel ama el chocolate. Miguel es un niño muy feliz, tiene una gran sonrisa y siempre está riendo. Le gustan los animales, jugar con sus hermanos mayores y ver televisión.

Hoy Miguel se despertó temprano y comió su desayuno con sus padres y sus dos hermanos. Mientras sus hermanos también se irían a estudiar y sus padres irían a trabajar, hoy Miguel iría a su primer día de clases. En el colegio Miguel va a conocer a profesoras que le van a enseñar a leer y escribir. También, algún día, va a aprender matemáticas, historia, geografía y mucho más. Miguel esta emocionado por aprender sobre sus animales favoritos y sobre el cuerpo humano. Pero lo que más ha estado esperando es hacer nuevos amigos.

En el colegio se van a reunir muchos niños y niñas, todos diferentes. Algunos niños altos, algunos niños delgados, algunos divertidos y otros tímidos. Tal vez Miguel encuentre a su nuevo mejor amigo. Todos los niños van a aprender muchas cosas juntos y también van a conocerse y a jugar juntos. Entonces, cuando están terminando de comer, su mamá le pregunta a Miguel “¿Estas emocionado por ir a tu primer día de clases?”.

Y por supuesto que Miguel dice que sí. Luego uno de sus hermanos le pregunta “¿Quieres hacer muchos nuevos amigos?” Y Miguel dice que si, quiere tener ¡mil amigos! Su papá también le hace una pregunta, le dice “Miguel, ¿quieres ir a estudiar y aprender muchas cosas nuevas y asombrosas?” Y eso es suficiente para que Miguel empiece a reírse, saltar y bailar de emoción. Pero, sin que esa fuera su intención, su otro hermano dice algo que pone muy nervioso a Miguel. Cuando ya terminaron de comer le pregunta algo más, le dice “¡Miguel ya eres un niño grande! ¡Qué valiente eres! ¡Vas a ir al colegio tú solo!”.

Así que cuando ya están todos listos para irse, Miguel empieza a sentirse nervioso. Miguel tiene miedo. Este pequeño niño está asustado porque en realidad no sabe que será todo lo que encontrará en el colegio. Y además ¡va a ir solo! A Miguel le da mucho miedo ir solo al colegio. Su papa y su mama van a ir a trabajar y sus hermanos no lo pueden acompañar. ¿Qué va a hacer Miguel si no conoce a nadie en el colegio nuevo? ¿Qué va a hacer si su profesora es mala? ¿Qué va a pasar si ningún niño quiere ser su amigo? Entonces Miguel decide que no va a ir a su primer día de clases. Y decide que se va a esconder. Miguel corre a su cuarto, sube las escaleras, casi tropieza con uno de sus juguetes y finalmente llega y cierra la puerta. Ahora que esta solo se siente un poco más tranquilo otra vez. Así que empieza a pensar y a imaginar muchas cosas. Tal vez no necesita ir al colegio.

Miguel podría convertirse en un astronauta o en un aventurero, podría viajar al espacio, la selva o las montañas. Conocer muchos animales y plantas y lugares hermosos. Pero también podría hacer otras cosas maravillosas. Se podría convertir en un hechicero y hacer magia o podría unirse al circo. Miguel se imagina a si mismo vestido con una capa, con ropa de muchos colores, hablando con animales y haciendo trucos increíbles.

Miguel se emociona tanto que decide salir corriendo y contarle sus ideas a su familia. Así no tendrá que ir solo al colegio y todo estará bien. Pero cuando termina de hablar sobre viajes a la luna, animales salvajes, pociones mágicas y un gran y animado circo; entonces su familia le da una importante lección.

Al principio se ven muy preocupados, pero luego la mama de Miguel empieza a hablar y le dice “Miguel, el colegio es algo muy importante, todos los que podemos, tenemos que ir y además estar agradecidos de tener la oportunidad de aprender tantas cosas”. Luego sus hermanos le explican que incluso para volar una nave especial es necesario saber leer y escribir, aprender matemáticas y muchas cosas que enseñan en el colegio. Finalmente, el papa de Miguel le explica que no tiene por qué tener miedo.

Le dice “Miguel, tranquilo, todos los niños están asustados. Incluso los profesores están nerviosos por el primer día de clases. Pero yo sé que eres un niño muy valiente, vas a aprender muchas cosas, hacer muchos amigos y todo saldrá bien. Cuando termine el día, vamos todos a comer helados y nos contaras todo sobre tu día”.

Entonces eso fue exactamente lo que pasó. Miguel tuvo un día asombroso en el colegio y luego volvió a casa con su hermosa familia.